Hiperemesis GravidicaLa Hiperemesis gravídica es un fenómeno que se presenta como náuseas y vómito severos durante el embarazo. Causa la pérdida del 5% o más del peso corporal. También puede ocasionar la disminución de líquidos y nutrientes corporales (deshidratación). Las náuseas y el vómito tal vez desaparezcan por un tiempo y se vuelvan a presentar más adelante. Tal vez persistan por un tiempo, pero la mayoría de veces desaparecen alrededor de las 20 semanas de embarazo. La causa es aún desconocida. Es más frecuente en mujeres menores de 20 años de edad, que tienen aumento de peso corporal, embarazo múltiple, antecedentes de hiperemesis gravídica y en primigestas.
Probablemente su bebé va a estar bien. La hiperemesis gravídica generalmente no afecta al bebé. Existe la posibilidad de que el bebé pueda estar pequeño. La meta del tratamiento es mantenerla bien nutrida, lo cual permitirá que el bebé continúe creciendo.

Es importante que se pese frecuentemente para estar seguros de que no continúa perdiendo peso y ver si ha subido de peso. Se le harán exámenes de sangre y orina para asegurarse de que este recibiendo suficientes calorías y nutrientes para usted y su bebé. Cuando el vómito se convierte en un problema en el cual la pérdida de peso y fluidos corporales continúa; usted deberá ser conducida al hospital, donde le suspenderán todos los alimentos por vía oral hasta que el vómito pare. Se le iniciará una línea intravenosa (IV) para poderle proporcionar fluidos directamente al torrente sanguíneo.
Una vez que haya dejado de vomitar, podrá empezar a comer otra vez poco a poco. La mayoría de las mujeres se sienten mejor con el paso del tiempo. Le puede ayudar el comer alimentos pequeños y frecuentes, evitar comidas grasosas y muy condimentadas, y tomar líquidos entre las comidas en lugar de tomarlos con las comidas.

Raramente, algunas mujeres no pueden comer suficiente aun con medicamentos, y necesitan ser alimentadas de otra manera. Nutrición parenteral total (NPT) es un fluido intravenoso especial que contiene azúcar, proteínas, vitaminas y minerales que se le puede administrar para estar seguros de que está recibiendo suficiente comida y fluidos. Por lo general se administra a través de una línea intravenosa especial larga que es colocada en la piel en la parte delantera del codo (PICC). La alimentación a través de una sonda es otra manera de proporcionar nutrición. De manera simultánea, recibirá algunos fármacos para reducir las molestias de la hiperémesis gravídica, como Ranitidina, Dimenhidrinato, etc. Sin embargo, una nueva alternativa en el manejo de las náuseas y los vómitos de la gestación constituye el uso de bandas especiales que utilizan técnicas de acupresión, que no sólo reducirán de manera efectiva los síntomas, sino que además, evitarán que usted haga uso excesivo de fármacos por vía oral que pudieran afectar la salud del bebé.