Lo que se debe saber de la gripe AH1N1¿Qué es la gripe porcina o Gripe AH1N1?
La gripe porcina es una enfermedad respiratoria aguda de los cerdos, altamente contagiosa, causada por el virus de la Influenza tipo A, que a su vez se divide en tres subtipos, siendo el H1N1, el más frecuente). El índice de mortalidad entre humanos se encuentra entre el 1% y 6%.

¿Los virus de la gripe porcina pueden infectar a los humanos?
Sí, es raro que se transmita al hombre, pero se han detectado infecciones puntuales producidas por el virus de la gripe porcina en personas en contacto estrecho con cerdos (como personas que trabajan en granjas de cerdos, etc.).

¿Existe riesgo de pandemia?
Éste es el mayor temor. El peligro está en el aire que se respira: basta un estornudo o una tos de alguien infectado para que se extienda. Por tanto, es posible que se pueda llegar a una situación de epidemia mundial. Su impacto, no obstante, depende de la virulencia del virus, de la inmunidad (sistema de defensa) de las personas que lo presentan y de la eficacia de los fármacos de la gripe común para erradicar esta gripe animal.

¿Cómo se transmite?
La forma de transmisión de la gripe del cerdo al humano es por contacto directo con estos animales. La transmisión de la gripe porcina entre humanos se transmite de la misma manera que la gripe estacional o común, principalmente de persona a persona cuando una persona con gripe tose o estornuda. Algunas veces las personas pueden contagiarse al tocar algo que tiene el virus de la gripe y luego llevarse las manos a la boca o la nariz. La enfermedad no se transmite por consumir carne de cerdo ni productos derivados del mismo, ya que el virus muere a temperaturas mayores a 70°C.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas de la gripe porcina en las personas son similares a los de la gripe estacional común, entre los que se incluyen fiebre superior a 39 grados, que se presenta de manera repentina; síntomas respiratorios, como tos, estornudos y excesiva secreción nasal; dolores musculares y de articulaciones; dolor de cabeza intenso; irritación de los ojos, y malestar general, como desorientación, falta de apetito. En la gripe porcina hay más molestias digestivas, diarreas y vómitos. El peligro de una infección es que se complique con una neumonía, que es lo que causa la muerte.

¿Cómo puedo evitar el contagio?
- Evitar el contacto directo con aquellas personas que tengan infección respiratoria.
- Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca.
- No compartir alimentos.
- Cubrirse la nariz y boca al toser o estornudar con un pañuelo.
- Desechar los pañuelos en una bolsa de plástico.
- Extremar el cuidado de su higiene personal lavándose frecuentemente las manos con agua y jabón,
 especialmente cuando tosa o estornude.
- Evitar lugares con aglomeraciones de gente y ventilar los lugares cerrados; y, fundamentalmente,
 acudir al médico inmediatamente si se presentan los síntomas anteriormente citados.
¿Cómo se diagnostican las infecciones por gripe porcina en humanos?
Para diagnosticar una infección por virus de la gripe del tipo A de origen porcino se debe recoger una muestra obtenida del aparato respiratorio entre los primeros 4 a 5 días de infección (cuando una persona infectada tiene más probabilidad de estar contagiando el virus). Sin embargo, algunas personas, especialmente los niños, pueden diseminar el virus durante 10 días o más. Para la identificación y confirmación del virus de la gripe porcina del tipo A es necesario enviar muestras al laboratorio de referencia del Centro Nacional de Microbiología para que se realicen pruebas oportunas.

¿La vacuna actual contra la gripe estacional protege contra la gripe de origen porcino tipo H1N1?
La vacuna contra la gripe estacional protege a las personas contra tres cepas de los virus de la gripe en humanos: un virus A (H3N2), un virus A (H1N1) y un virus B. Se está investigando si la vacuna actual proporciona algún grado de protección, pero esto llevará algún tiempo.
¿Cómo es el tratamiento de las personas afectadas?
La gripe porcina en humanos se trata con las mismas medidas de soporte y medicamentos que la gripe común. La OMS recomienda el uso de Inmunoestimulantes-Antivirales (Ej. METISOPRINOL-ISOPRINOSINE®). Los antivirales como oseltamivir y zanamivir se pueden utilizar, los mismos que se usaron para contener la gripe aviar, pero siempre bajo prescripción médica y siguiendo los protocolos definidos. El uso de productos naturales como la Ecchinaccea purpurea puede tener efectos antivirales también y por ende, puede ser tomada en cuenta como preventivo.